¿Qué tipos de incapacidad existen?

947 22 07 60
¿Qué tipos de incapacidad existen?

En nuestro despacho de abogados de Burgos te ayudaremos a que se te reconozca el grado de discapacidad que te corresponda legalmente tras un accidente.  Lo primero que tienes que saber es que hay dos tipos de incapacidad según nos limite por un tiempo determinado o de forma crónica: temporal y permanente.


Dentro de la incapacidad permanente hay otras subcategorías que es importante tener en mente. Puede ser parcial, total, absoluta o gran invalidez. En base a eso, en el despacho de Alejandro Suárez Abogados conseguiremos que se te reconozca la indemnización o pensión que te corresponde. Te ayudaremos con todos los trámites para que puedas ejercer tus derechos con todas las garantías. Por regla general entendemos por incapacidad la imposibilidad de trabajar. La cuestión es que esta circunstancia tiene que estar reconocida oficial  o legalmente. 


En España, la Seguridad Social establece una serie de pautas para reconocer esta incapacidad temporal o permanente. La primera es la que conocemos por “baja por enfermedad”. En estos casos, el trabajador recibe asistencia sanitaria de la Seguridad Social hasta que se recuperada y se reincorpora a su puesto de trabajo. A su vez, esta baja puede ser por enfermedad común o por accidente laboral o enfermedad profesional. En nuestro despacho de abogados de Burgos te recordamos que, para percibir una prestación económica durante el tiempo que estés de baja, tendrás que haber cotizado 180 días como mínimo en los cinco años inmediatamente anteriores. En el caso de accidentes laborales se elimina esta exigencia. Ten presente que si la situación de baja temporal dura al menos un año puede declararse permanente. La incapacidad permanente tiene que afectar definitivamente a tu capacidad laboral. La parcial es de menos del 33% y se reconoce cuando las secuelas no inhabilitan a la persona totalmente para trabajar. La permanente total sí que le impide ejercer su profesión habitual, pero dejando la puerta abierta a buscar una alternativa laboral. Por el contrario, la incapacidad absoluta inhabilita para cualquier profesión u oficio y con la gran invalidez la persona es incapaz de valerse por sí misma en sus quehaceres diarios.

haz clic para copiar mailmail copiado